Páginas vistas en total

lunes, 22 de septiembre de 2014

LA MINI CAFETERIA



Al final de la calle Peatonal de Tegucigal, esta la Mini Cafetería.
Son las diez de la mañana (10:00 AM)  del lunes 22 de septiembre del 2014, voy apresurado porque deseo saborear una de las comidas típicas –las famosas burritas de la legendaria Mini Cafetería.
ubicada esquina opuesta a el  teatro Manuel Bonilla. Para más señas enfrente del parque Herrer.

Muchos se preguntaran porque tanta prisa? Pues porque este negocio pasa lleno y muchas veces los clientes tienen que está de pie comiendo estas apetitosas burritas.
Mi sorpresa es que algo paso pero no hay clientes y puedo elegir donde me sentare y  pedir que me sirva una burrita de Lps. 45.00.

Burritas de: Tortillas con chicarron, choriso, huevo, quesillo
En esta ocasión no me encuentro a su propietaria Doña Tina, que su nombre completo es Clementina Valladares Salgado, quien a sus 86 años de edad, porque esta conversadora señora me informa su hijo Renato que ya no atiende este prestigioso negocio y está en casa reposando en su hogar.

Muchos creen que  la Mini Cafetería ya no existe, porque en Honduras los microempresarios que preparan comidas típicas no reciben el mínimo apoyo  del gobierno,
Y este de las “burras”; algo especial en la gastronomía hondureña es uno de los preferidos por todos los sectores.
Es normal que vea allí sentado a prestigiados funcionarios públicos, estudiantes, empresarios, legisladores, cobradores, en fin de todos los estratos sociales de Honduras.

BURRITA: En Honduras es un tipo de comida que consiste en una tortilla de maíz, que va acompañada de: frijoles, huevo, chichcarrones, queso, quesillo u otros productos.

No creen que los turistas que llegan a Honduras vienen a comerse una hamburguesa, o cualquier comida de esas que los cheff  y los entendidos llaman comida chatarra?. Ellos quieren saborear la comida típica como son las burritas de la Mini Cafetería.

No podíamos decir no a una deliciosa burrita.
Y porque nuestras autoridades no incentivan a estos pocos microempresarios que han quedado?, porque ellos tienen iguales derechos como muchos que se les da facilidades para no pagar los impuestos.

Me retiro bien atendido por uno de los hijos de doña Tina, Renato y tres jóvenes-dos del sexo masculino y una atenta jovencita.
Estos jovenes son quienes preparan las famosas burritas de la Mini Cafería y que hoy por un momento estaba huérfana de clientes, pero que en minutos ya se lleno y hasta de pie estaban comiendo esta comida típica hondureña.

viernes, 22 de agosto de 2014

"EL DIA DE HOY ES UN MILAGRO": SOBREVIVEN AL EBOLA.




DIARIO EL PAIS DE ESPAÑA EN SU EDICION DEL JUEVES 21 DE AGOSTO TRAE UN ARTICULO ESPECTACULAR, QUE A MIS SEGUIDORES LES PIDO QUE LO LEAN Y QUE A ESTE ENLACE LE DEN "COMPARTIR".
LA CRISIS DEL ÉBOLA »
Los dos estadounidenses tratados con el suero experimental superan el ébola
Kent Brantly, de 33 años y Nancy Writebol, de 59, han sido dados de alta del hospital de Atlanta

KENT BRANTLY, DURANTE LA RUEDA DE PRENSA EN EL HOSPITAL EMORY/REUTERS.
 “El día de hoy es un milagro”. Kent Brantly resumía con estas palabras su supervivencia al virus del ébola. El médico de 33 años y la enfermera Nancy Writebol, de 59, las dos primeras personas que han sido tratadas por la infección en territorio estadounidenses, han recibido al alta. “Tengo suerte de estar vivo y de haber podido reunirme con mi familia”, afirmó Brantly, acompañado en todo momento de su mujer.
“Gracias a los cuidados del equipo en Liberia, el uso de un tratamiento experimental y la experiencia y los recursos del equipo médico en el Hospital Universitario de Emory, Dios me ha salvado la vida”, aseguró Brantly ante los medios. El doctor y Writebol son las dos primeras personas en sobrevivir al virus del ébola tras recibir el suero experimental ZMapp, aunque sus médicos no han proporcionado detalles clínicos de los efectos de este medicamento.
La familia Brantly se mudó a Liberia el pasado mes de octubre. “Entonces el ébola no estaba en el radar”, explicó hoy el doctor, perteneciente a una organización humanitaria. Recibieron el primer paciente en junio y, a partir de ahí, no cesaron de llegar. Brantly relató que su trabajo estuvo dividido entre el tratamiento de personas infectadas con ébola y el entrenamiento de personal médico que pudiera cuidarles.
Nancy Writebol, en Liberia, en una foto de 2013. / Uncredited (AP)
“Cuando me desperté el 23 de julio me sentí enfermo. Los siguientes nueve días, en cama, cada vez estaba peor y más débil”. La llegada de Brantly a EE UU para ser tratado en Atlanta provocó una alerta en el país por el alto riesgo de contagio, pero el doctor Ribner, responsable del equipo que le ha cuidado estas semanas, defendió una vez más este jueves que fue “la decisión correcta”.
La evaluación para darle el alta se ha realizado de manera independiente en cada caso, en coordinación con el Centro de Control de Enfermedades (CDC) y de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los doctores debieron verificar que no había presencia del virus en la sangre ni padecían síntomas durante al menos tres días. “Tras un riguroso y exitoso tratamiento y pruebas, hemos determinado que ambos pacientes se han recuperado de la enfermedad del virus del ébola y pueden reunirse con sus familias y regresar a su comunidad sin preocupación”, dijo Ribner. “No existe una amenaza a la salud pública”.
Los estadounidenses fueron las dos primeras personas en recibir el ZMapp, que hasta entonces sólo había sido probado en monos, y que también se le aplicó al sacerdote español Miguel Pajares, que falleció. El medicamento no es más que un cóctel de anticuerpos monoclonales desarrollado inicialmente en un ratón modelo de infección por ébola. Un anticuerpo monoclonal es una especie química homogénea (una proteína concreta), a diferencia de las colecciones complejas de anticuerpos, más bien irreproducibles, que se obtienen extrayendo sangre a animales infectados. Los genes para estos anticuerpos fueron después adaptados para su uso en humanos (humanizados, en la jerga) y transferidos a plantas de tabaco para su producción eficaz y barata, informa Javier Sampedro.
La obtención del suero experimental por parte de los estadounidenses, justo antes de ser repatriados, suscitó numerosas críticas por la falta de acceso a los medicamentos para las víctimas de Liberia, Ghana y Sierra Leona, donde el virus ha golpeado más fuertemente. La empresa de California que lo fabrica, Mappbio, informó además que sus existencias están prácticamente agotadas, por lo que su entrega de manera masiva para las poblaciones afectadas, además de representar un enorme desafío ético y médico, es todavía imposible.
Ribner explicó que para los pacientes, la vida “después del ébola”, una enfermedad que ha descrito como “profundamente devastadora”, continuará gracias a una recuperación completa si no ha habido daños en sus órganos. El médico responsable del equipo que ha tratado a los dos estadounidenses no ha dado más detalles, ya que hubiera violado su derecho a la privacidad.

“Nos sentimos tremendamente orgullosos del doctor Brantly y la enfermera Writebol por su recuperación”, afirmó Ribner. “Nos ha impresionado su determinación, su coraje y su esperanza, que ha sido una inspiración para todos nosotros”. Brantly se fundió en un abrazo con su médico y con el resto del equipo que le acompañó en la rueda de prensa ofrecida este jueves en Atlanta.
Este jueves se supo también que Writebol había recibido el alta dos días antes, el pasado martes. La enfermera, también perteneciente a la organización religiosa Samaritan’s Purse, no compareció ante los medios pero sí pidió a Brantly que compartiera su “agradecimiento” por el apoyo recibido en las últimas semanas. Su esposo afirmó en un comunicado que está recuperada pero los efectos del virus le han dejado “significativamente débil”.
“Gracias por vuestras oraciones y, por favor, continúen rezando por todos los que sufren con esta epidemia en África occidental", dijo Brantly. El doctor aseguró que su tratamiento en EE UU también les ha dado la oportunidad de alertar a la comunidad internacional para que preste atención al tremendo impacto de la enfermedad del virus del ébola en África, donde ya se ha cobrado la vida de 1.350 personas e infectado a más del doble.

domingo, 17 de agosto de 2014

LA CAPITAL DE LAS SOMBRILLAS



La calle peatonal de Tegucigalpa capital de Honduras se convirtió en la atracción por las sombrillas que se instalaron en el inicio del Paseo Liquidámbar-donde están las antiguas oficinas del Correo Nacional y el ministerio de Gobernación.
Los paraguas de muchos colores nos hace creer que estamos en China o Europa (Portugal y España). Los que frecuentan la calle Peatonal refrescan la vista al apreciar las sombrillas de variados colores, que es una autentica obra de arte. Los que llevan sus teléfonos celulares disparan el lente para captar la impresionante imagen.
Con esta obra se pretende que los capitalinos regresen a este lugar, de donde se ausentaron debido a que los vendedores en épocas pasadas invadieron este lugar y la inseguridad se apodero, que ausento a propios y extraños.
Hoy La calle Peatonal cuenta con seguridad y los fines de semana sean atraídos tanto por la concha acústica y ahora los paraguas instalados que son “bom” para los peatones.
Cientos de sombrillas de varios colores se empezaron a instalar hace unas semanas a partir de donde estas las poco concurridas oficinas del Correo Nacional.
 

jueves, 10 de julio de 2014

ALEMANIA TIENE CON DEPRESION A BRASILEÑOS.

El Diario El País de España publico en su edición del jueves 10 de julio una radiografia de lo que es Brasil un día después de la humillación que le propino la maquina de la Selección de Alemania:


"El país vive como una humillación la histórica goleada en el Mundial de fútbol.

PRENSA ESCRITA BRASILEÑA DESTACAN DERROTA ANTE ALEMANIA (EVARISTO SA (AFP)
En la cafetería de la esquina de un barrio corriente de Sao Paulo cercana a la parada de metro de Pinheiros, un policía cabizbajo sentado en la barra charlaba con un jubilado aún más cabizbajo bajo la mirada de un camarero silencioso y todavía más deprimido. Entonces el jubilado, dio un manotazo al bollo y masculló, para que le oyera el policía:
-Ojalá nos hubiera eliminado Chile en los penaltis. Ojalá.
Brasil se ha despertado incrédulo, triste, noqueado, inmerso aún en la niebla tóxica de la pesadilla del 7-1, en sus funestas consecuencias. Un comentarista radiofónico muy madrugador de la emisora CBN hablaba de la falta de táctica futbolística del equipo de Scolari. Pero un segundo comentarista, media hora después, aludió a que la aplastante derrota, según él, despertará otra vez el complejo de inferioridad del brasileño y le devuelve ya por lo pronto a una realidad llena de problemas de la que ha escapado durante el mes largo que ha durado la selección en el Mundial.
En la misma noche de la goleada hubo incidentes, en Sao Paulo, Río y otras grandes ciudades brasileñas, que más respondían a un vandalismo incontrolado que a un movimiento organizado de protestas: peleas, incendios de autobuses, saqueos de tiendas…. El amanecer trajo una calma triste y compungida, como la que se respiraba en la cafetería del policía y el jubilado. Las camisetas amarillas desparecieron de golpe. Todos los que la lucían orgullosamente el día anterior las guardaron en casa.
La mayoría de los periódicos (sus portadas aparecen llenas de “humillación”, “vejamen”, “vergüenza”), especula con la posible influencia que puede tener este marcador increíble en las próximas elecciones de octubre. Todos los expertos coinciden en recordar que nunca el resultado del Mundial ha influido en las urnas, y eso que los campeonatos del Mundo coinciden, desde 1994, cada cuatro años, con las elecciones generales brasileñas. Pero esos mismos expertos también recuerdan que nunca Brasil ha sufrido una derrota tan aplastante, tan demoledora, con un potencial simbólico comparable –tal vez mayor- a la del Maracaná en 1950. “Sólo hemos superado el trauma de 1950 con otro mayor”, resumía un seguidor de Facebook. Lo del trauma no es una frase hecha: los periódicos aportan consejos de psiquiatras y psicólogos para que la goleada no afecte demasiado a los niños.
Tampoco se sabe aún hasta qué punto la derrota alentará de nuevo las protestas y manifestaciones que quedaron narcotizadas en cuanto la pelota comenzó a rodar y que, hace un año, sacudieron el país entero pidiendo menos gastos en estadios de fútbol, y más en servicios públicos para tener mejores transportes, mejores escuelas y mejores hospitales. Según la prensa brasileña, los asesores de la presidenta Dilma Rousseff y los miembros de su Gobierno están atónitos, a la expectativa, sin saber cómo irá a reaccionar el electorado ante este aluvión de goles y de decepción, si se traducirá en una sequía de votos en unos comicios que ya de por sí se presentan muy disputados. Por lo pronto, la presidenta ya envió, a través de su cuenta de twitter, un mensaje de ánimo: “Estoy muy triste por la derrota. Pero no nos podemos abatir. Brasil, levántate, sacúdete el polvo y ponte en pie de nuevo.”
“Que no haya dudas. Esto influirá en los sondeos y Dilma Rousseff bajará. La gente ahora la toma con el entrenador Scolari, pero pronto transferirá esa frustración a Rousseff”, asegura el sociólogo especialista en deportes Flavio de Campos. Este experto recuerda que durante el partido, el público pasó, casi sin solución de continuidad, de insultar al criticado delantero Fred a dirigirse a la presidenta. Y añade una particularidad del pueblo brasileño que hoy se muestra en carne viva: la identificación de la esencia del país con el fútbol. “Siempre esperamos que los futbolistas de la selección encarnen la fuerza, la virtud y la creatividad que no encontramos en otros espacios sociales”.
Tal vez por eso, según algunos, la derrota histórica que ha infligido Alemania a Brasil sirva de vacuna, de curativo. Así lo asegura el editorial de A Folha de S. Paulo : “El partido tal vez implique que se acabe con una época en la que país y estadio, hinchada y pueblo y nación y selección han sido vistos como la misma cosa (…) Tal vez se pueda decir ahora que Brasil es mayor que su fútbol”.
En una carta al director del mismo periódico, Albino Marcones, de Sao Paulo es más tajante: “Se acabó la euforia. Vamos a cuidar de la economía, a hacer que este país vuelva a andar. Basta de emoción. Vamos a arreglar la inflación. Despierta a la realidad, Brasil”.