Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

A LOS PIES DEL 10

Ningún equipo ha dominado el mundo del fútbol desde la eclosión del argentino

Messi, frente al River en Japón. / Shizuo Kambayashi (AP)

El mundo gira a los pies de Messi.
Mourinho no solo fue despedido del Madrid sino que acaban de echarle del Chelsea. Guardiola se irá también del Bayern Múnich como se fue del Barça. Van Gaal no encuentra acomodo en el Manchester United después de colocar a Holanda en el podio de Brasil 2014. Incluso el Barcelona ha cambiado cinco veces de entrenador: Rijkaard, Guardiola, Vilanova, Martino y Luis Enrique.
Luis Suárez mete los goles, Busquets define el estilo y las diferencias las marca Messi en un equipo muy coral, hoy capitaneado por Iniesta
Y Messi, mientras, continúa en el Camp Nou, para suerte del club azulgrana, tricampeón del Mundial de Clubes con el tridente que forman Leo, Luis Suárez y Neymar. Máximo favorito para recuperar el Balón de Oro en poder de Cristiano Ronaldo, los mayores adversarios del argentino son ahora sus propios compañeros y amigos del Camp Nou.
El 10, sin embargo, ya no es incompatible con los nueve, como ocurría en tiempos de Eto'o, Villa o Ibrahimovic. Ha regresado al puesto de 7 y el equipo ha dejado de jugar con un falso delantero centro para ceder el área a Luis Suárez. El uruguayo mete los goles, Busquets define el estilo y las diferencias las marca Messi en un equipo muy coral, hoy capitaneado por Iniesta.
Leo necesitaba tener una actuación solemne en un marco grandilocuente para seguir reivindicándose como el número 1
El manchego lleva el brazalete que hasta la temporada pasada estaba en el brazo de Xavi y anteriormente en el de Guardiola. Iniesta y Messi son ahora el hilo conductor del Barça y ya suman un título más que el propio Xavi: 26- 25. Aunque el Barcelona es un equipo repleto de excelentes jugadores, como por ejemplo Piqué, las finales son de Messi, también el Mundial de Clubes.
Neymar ha crecido mucho en ausencia de Messi y el martillo de Luis Suárez no ha parado en ausencia del 10. Nadie se olvida, de todas maneras, que la Supercopa de Europa se resolvió cuando compareció el argentino de la misma manera que su gol descerrajó ayer a River. Messi estuvo especialmente fino y recuperó la explosividad en el regate y la conducción de la pelota, rápido en la ejecución de la jugada, virtud muy visible en el 1-0.
Necesitaba tener una actuación solemne en un marco grandilocuente para reivindicar su condición de número 1. El ecosistema del Barça, la inmunidad y la evolución, funcionará mientras el mejor sea Messi. Ningún equipo había tenido un éxito tan continuado en el fútbol moderno como el Barça: a un partido, desde el Mundial de 2006, solo ha perdido dos finales, las de Copa del Rey con el Madrid.
El triunfo del Barça, al fin y al cabo, no tiene más secreto, como advirtió Guardiola, que el de hacer que Messi se sienta feliz. Y hoy, con cinco títulos sobre seis, sabe que el mundo sigue girando a sus pies desde 2003. (TOMADO DEL PAIS DE ESPAÑA)

LOS REYES DEL MUNDO

Jaime Rincón 20/12/2015 - 13:27.



 El Barcelona no falló en su cita con la historia en Yokohama y se proclamó campeón del mundo tras arrollar a River Plate en la final. Messi inició el camino hacia la gloria y Suárez lo aseguró con un 'doblete' que le confirmaba como el claro goleador de este Mundial de Clubes. Y al Barcelona, por si había dudas, como el mejor equipo del mundo.
El partido duró 50 minutos. Fue lo que tardó el Barça en marcar una distancia insalvable para River. Lo hizo, como casi siempre, agarrándose a la inspiración de la MSN. Volvió Messi para desatascar el partido y apareció el pichichi del torneo Suárez para dar el golpe de gracia a River. Lo que vino después fue la lógica rendición de un equipo desbordado por las circunstancias.
Hasta entonces, River ofreció una buena imagen. Intenso, en ocasiones duro, y con el planteamiento táctico muy claro. Cerró la salida de balón a través de Busquets y pegó su mediocampo a las apariciones de Messi entre líneas. Mientras Neymar cogía ritmo y Suárez se desperezaba, River parecía vivir tranquilo. Eso sí, en camp propio.
Con el balón, los del 'muñeco' Gallardo ya eran otra cosa. Apenas un par de disparos lejanos no parecían suficiente para amenazar a Bravo. Sin problemas atrás, el Barcelona se armó de paciencia y esperó que decidiesen sus estrellas. Messi avisó a los once minutos pero Barovero sacó una mano prodigiosa para evitar el tanto.
Poco a nada pudo hacer en el siguiente intento de Leo. El argentino controló un pase de Suárez dentro del área y pintó la final de azulgrana. En el control se acomodó ligeramente el balòn con el brazo pero no quedó nada claro que fuese voluntario y, en todo caso, era casi imposible de apreciar. Tan complicado era que los jugadores de River ni siquiera protestaron la jugada.
Conexión de la MSN
Tampoco se rebelaron contra un pase al espacio que Suárez aprovechó al inicio de la segunda mitad. Era el minuto 49 y la final se había terminado. Quedaban 40 minutos pero el trofeo ya estaba envuelto rumbo a Barcelona. Los de Luis Enrique se recrearon en un sinfin de ocasiones pero la falta de puntería suavizó la decepción de los 'millonarios'.
La conexión de la MSN puso la rubrica para que Suárez firmase su 'doblete'. Inició Messi, asistió Neymar y finalizó el uruguayo. Pueden cambiar el orden de los factores pero jamás se alterará el producto. Brillante producto que reclamó su corona en Japón. Lo hizo a golpe de goles, con una insultante superioridad. Por algo son los reyes del mundo. (Tomado del diario Marca de España)