Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

A LOS PIES DEL 10

Ningún equipo ha dominado el mundo del fútbol desde la eclosión del argentino

Messi, frente al River en Japón. / Shizuo Kambayashi (AP)

El mundo gira a los pies de Messi.
Mourinho no solo fue despedido del Madrid sino que acaban de echarle del Chelsea. Guardiola se irá también del Bayern Múnich como se fue del Barça. Van Gaal no encuentra acomodo en el Manchester United después de colocar a Holanda en el podio de Brasil 2014. Incluso el Barcelona ha cambiado cinco veces de entrenador: Rijkaard, Guardiola, Vilanova, Martino y Luis Enrique.
Luis Suárez mete los goles, Busquets define el estilo y las diferencias las marca Messi en un equipo muy coral, hoy capitaneado por Iniesta
Y Messi, mientras, continúa en el Camp Nou, para suerte del club azulgrana, tricampeón del Mundial de Clubes con el tridente que forman Leo, Luis Suárez y Neymar. Máximo favorito para recuperar el Balón de Oro en poder de Cristiano Ronaldo, los mayores adversarios del argentino son ahora sus propios compañeros y amigos del Camp Nou.
El 10, sin embargo, ya no es incompatible con los nueve, como ocurría en tiempos de Eto'o, Villa o Ibrahimovic. Ha regresado al puesto de 7 y el equipo ha dejado de jugar con un falso delantero centro para ceder el área a Luis Suárez. El uruguayo mete los goles, Busquets define el estilo y las diferencias las marca Messi en un equipo muy coral, hoy capitaneado por Iniesta.
Leo necesitaba tener una actuación solemne en un marco grandilocuente para seguir reivindicándose como el número 1
El manchego lleva el brazalete que hasta la temporada pasada estaba en el brazo de Xavi y anteriormente en el de Guardiola. Iniesta y Messi son ahora el hilo conductor del Barça y ya suman un título más que el propio Xavi: 26- 25. Aunque el Barcelona es un equipo repleto de excelentes jugadores, como por ejemplo Piqué, las finales son de Messi, también el Mundial de Clubes.
Neymar ha crecido mucho en ausencia de Messi y el martillo de Luis Suárez no ha parado en ausencia del 10. Nadie se olvida, de todas maneras, que la Supercopa de Europa se resolvió cuando compareció el argentino de la misma manera que su gol descerrajó ayer a River. Messi estuvo especialmente fino y recuperó la explosividad en el regate y la conducción de la pelota, rápido en la ejecución de la jugada, virtud muy visible en el 1-0.
Necesitaba tener una actuación solemne en un marco grandilocuente para reivindicar su condición de número 1. El ecosistema del Barça, la inmunidad y la evolución, funcionará mientras el mejor sea Messi. Ningún equipo había tenido un éxito tan continuado en el fútbol moderno como el Barça: a un partido, desde el Mundial de 2006, solo ha perdido dos finales, las de Copa del Rey con el Madrid.
El triunfo del Barça, al fin y al cabo, no tiene más secreto, como advirtió Guardiola, que el de hacer que Messi se sienta feliz. Y hoy, con cinco títulos sobre seis, sabe que el mundo sigue girando a sus pies desde 2003. (TOMADO DEL PAIS DE ESPAÑA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario