Páginas vistas en total

jueves, 8 de octubre de 2015

EL LIBRO DE PAPEL LE GANA UNA BATALLA AL DIGITAL.



La cadena de librerías Waterstones, la más importante en Reino Unido, decidió reducir espacio a las tabletas de lectura en sus anaqueles.
En 2012, y siguiendo el rumbo que marcaba la tendencia en los nuevos mercados, las librerías británicas Waterstones y Amazon habían concretado un acuerdo que le daría al libro digital un protagonismo creciente. En esa cadena, la más importante de Reino Unido, además de libros se venderían los nuevos aparatos lectores para ebooks . Hoy la tendencia, al menos en esta importante red de distribución, parece haber cambiado.
Esta semana, The Guardian notificó de la decisión de Waterstones a reducir el espacio que tenían adjudicados en sus anaqueles los kindle, el dispositivo portátil de lectura digital creado por Amazon que además permite comprar y almacenar libros en grandes cantidades. De este modo, la cadena ampliará los metros cúbicos destinados a los libros de papel.
"Las ventas son tan pobres que vamos a recuperar otra vez para los libros papel su espacio de exposición", señaló a ese periódico el gerente de Waterstones, James Daunt.
Las cifras son determinantes. En el último lustro, supuestamente el período de mayor auge de los dispositivos tecnológicos, las ventas de e-books en el Reino Unido nunca han representado ni siquiera la quinta parte de los volúmenes totales, y de ahí que Daunt hiciera la comparación con la popularidad que este formato de lectura tuvo en su momento y el libro best seller: "De manera inexplicable venden muchísimo un día, pero al siguiente ya estás deseando vender alguno para poder dejar sitio para otra cosa".
En Estados Unidos, por ejemplo, estudios han indicado que si bien la lectura a través de dispositivos tiene su espacio, nunca ha puesto en jaque al libro físico. El año pasado, Pew Research Center, compañía que mide el uso tecnológico en la sociedad, indicó que apenas el 4% de los adultos estadounidenses se declaraba exclusivo lector de ebooks : la gente que lee en dispositivos aumenta, pero no significa que el número de aficionados al papel baje.
Más aún. Por primera vez desde 2007, en Reino Unido la venta de libros papel está subiendo. La propia Waterstones vendió en diciembre de 2014 un 5% más que en 2013, mientras que un estudio realizado allí indica que en las 36 primeras semanas de 2015 se han vendido un 4,6% más de libros en papel que en el mismo período del año anterior.
El cambio en las tendencias y en las creencias parece cambiar y así los antiguos vaticinios de que las ediciones en papel -libros y diarios- iban rumbo a la extinción no se concretarán. (Tomado del Diario Mercurio de Chile)

No hay comentarios:

Publicar un comentario