Páginas vistas en total

viernes, 9 de enero de 2015

LAS LARGAS FILAS EN LOS BANCOS HONDUREÑOS.



Quienes han llegado a cualquiera institución bancaria, sabrá lo incomodo que representa estar haciendo largas filas para realizar una transacción bancaria.

Los comentarios son de múltiple variedad, mientras una persona estallará en ira porque cuando llegó a donde el respectivo cajero, este le contestará, que allí no se puede hacer esta gestión; otro se arrepintió de haber guardado sus “centavitos” en este que dice ser uno de los mejores bancos.

La desesperación aumenta en los usuarios, porque en la mayoría de los casos se encontrará que las filas caminan de manera lenta y los funcionarios del sistema financiera son testigos de los constantes reclamos del porque este mal servicio.

El descuido llega a tal extremo en que algunos bancos afiliados al sistema financiero de este país, ya se volvió una costumbre encontrarse, con interminables filas en las afueras.

Ante tal situación los abanados son presa fácil de las inclemencias del clima como lluvia, sol y otros aspectos que conllevan la seguridad individual cuando no se esta bajo un techo.

La gran cantidad de personas aumenta a medida que se acercan las 12 p.m., hacen variedad de declaraciones en relación al mal servicio que dan a sus clientes, unos gritan, otros murmuran, otros insultan y otros mas calmados reclaman del porqué estas interminables colas.

Lo que tienen que hacer quienes dirigen estas instituciones bancarias, lo más pronto es verificar como se atiende al público principalmente en cada una de filiales o sucursales bancarias, donde ya es costumbre esta clase de situaciones.

Si esta clase de problemas es propio de las oficinas principales de algunos bancos, que se puede esperar de sus dependencias que se encuentran en mercados, colonias y otros sectores, la situación es insoportable.

Pero también hay personas que se van preparados para enfrentar estos impases en ciertos bancos, llevan sus libro favorito para hacer menos tediosa la espera.

Las frases temibles para un usuario son “en este momento no tenemos sistema”, “fijese que se tiene que esperar porque tenemos problemas con el sistema”, “la energía se fue, y al regresar la misma las computadoras no funcionan.

Con la era de la globalización las instituciones bancarias, están en la obligación de dar un excelente servicio, teniendo personas encargadas que orienten a sus abonados antes de que agreguen a estas filas.

Algunos funcionarios y empleados de bancos, se sienten complacidos con la apertura de muchas ventanillas, pero para para qué?, para que un ser humano de la tercera edad este parado más de media hora para realizar una diligencia.

Están tan mal financieramente los bancos hondureños, que no tienen dinero para mandar hacer un par de sillas y que sus clientes esperen cómodamente hasta que el el empleado del banco los atienda?.

Es tan mal el servicio al cliente, que hay usuarios que se lamentan cuando tienen que hacer una gestión en determinados bancos, porque representan una tortura por el servicio que dan.

A ver cuando la Comisión de Banca y Seguros, obliguen a sus agremiados a dar un buen servicio a los usuarios, especialmente a estos bancos que se ufanan de poseer sistemas avansados de esta índole.




No hay comentarios:

Publicar un comentario